Adolescencia: La grán oportunidad

Envido por Miss Carmen Ceñal – Directora de Preparatoria

En el trato con los demás, incluidos los adolescentes,  la “lente” que usamos para mirarlos puede determinar la manera en la que actuamos con ellos. Así, si cambiamos “la lente”, también se modificará nuestra reacción ante la actitud de nuestros alumnos.

–       Desorden por búsqueda de organización personal.

–       Apatía por búsqueda de motivación propia.

–       Rebeldía por confusión interna.

–       Deshonestidad por miedo.

–       Burla por inseguridad.

–       Desobediencia por validación de autonomía.

Frecuentemente los adolescentes se desenvuelven inadecuadamente de acuerdo a las normas adultas socialmente aceptadas porque se están buscando a sí mismos, porque no comprenden la necesidad de ciertos parámetros establecidos, porque necesitan pertenecer a un grupo, porque están consolidando sus valores a partir de negarse a vivir de acuerdo a ellos.

Los alumnos adolescentes o adultos jóvenes están además experimentando los efectos de la biología propia de la edad. Los cambios hormonales tienen gran influencia en esta etapa de la vida. Tener en cuenta que “La hormona mata la neurona” puede ayudar a entender que hay reacciones difícilmente controlables durante esta etapa.

En el trato diario es positivo recordar que la belleza interna está ahí, que detrás de actitudes retadoras o inconvenientes se encuentra un corazón compasivo (que tiene miedo a mostrarse por no querer ser lastimado), hay valentía y osadía (que promueven el alcanzar grandes ideales), hay imaginación y creatividad (que permiten proponer nuevas alternativas), hay consideración, cortesía, agradecimiento, paciencia, espontaneidad, simpatía, alegría (que se manifiestan ante quienes no pretenden someter o juzgar). Por ello, al pretender colaborar en la formación de adolescentes hay que actuar siguiendo la máxima “Trata a los demás como te gustaría que ellos te trataran a ti”.

En algún momento de la adolescencia el joven pasa por el “síndrome de la montaña rusa” y es el adulto el que tiene la opción de comprar un boleto o de permanecer con los pies en la tierra. En relación a los cambios de humor intempestivos hay que tener presente que “el que se enoja pierde”. Cuando el adulto se engancha y pierde el control, está actuando inmaduramente, exactamente como si hubiera regresado en el tiempo y fuera adolescente de nuevo.

Es sabido que la adolescencia es una etapa egocéntrica, una etapa de búsqueda de uno mismo; por ello ante las actitudes de los jóvenes es necesario actuar de acuerdo a la regla de oro: “Valido el sentimiento pero cuando es necesario pongo un límite al comportamiento”

Validar el sentimiento implica aceptar lo que siente el alumno, no juzgarlo ni criticarlo, aceptar que cada persona tiene el derecho a sentir lo que le plazca y sin embargo saber que esto no da a la persona el permiso para ser irresponsable, para faltar al respeto, para ser desconsiderado.

Es prioritario entonces analizar cabalmente lo que implica una falta de respeto, una irresponsabilidad o la desconsideración a fin de señalarlas y establecer consecuencias adecuadas sabiendo que “menos es más”; es decir, si el señalamiento es permanente y las consecuencias no son proporcionales a la falta, tanto señalamiento como consecuencia perderán su efecto positivo.

Al interactuar con adolescentes hay que responder y no simplemente reaccionar. Para ello debemos estar conscientes que responder implica reflexión y deliberación, mientras que reaccionar es un movimiento involuntario y mecánico. Cuando elegimos responder en vez de reaccionar dejamos de ser el centro de la situación y escogemos ser objetivos. El sentido del humor, que no la ironía,  puede ser un excelente lubricante en situaciones de tensión. También funciona poner la atención por unos segundos en nuestra respiración e incluso dar físicamente un paso atrás para distanciarnos energéticamente y ver con más claridad lo que está ocurriendo.

Del adulto, de nosotros, depende encontrar lo positivo en cualquier situación. Por algo el dicho: “No hay mal que por bien no venga”. Si alimentamos el conflicto, cualquiera que este sea, con pensamientos detonadores, cuando nos convencemos de que el comportamiento del adolescente es una afrenta personal, es una situación permanente o no tiene solución, nuestra reacción muy seguramente será de enojo o rabia.

El adulto es quien debe tener y alimentar pensamientos liberadores:

–       “Esto no es personal”: la mayoría de las cosas que hace un adolescente no están dirigidas a nosotros; más bien se están probando a sí mismos.

–       “Esto es transitorio”: la adolescencia es una etapa de transición: todo lo que aprendieron de niños en relación con buenos modales y cortesía, y que parecen haberlo olvidado, lo recuperarán al madurar porque “después de la tempestad viene la calma”.

–       “Esto tiene solución”: la etapa de transición es una época de cambio que se deja atrás, por lo menos en la gran mayoría de los casos, con el paso del tiempo. “Todo se pasa”.

Los pensamientos liberadores son los que devuelven la esperanza y el optimismo. Si de verdad deseamos alumnos felices, es decir comprometidos y responsables, tenemos que mostrarles con hechos lo que la felicidad implica. Difícilmente querrán seguir nuestro ejemplo si nos perciben amargados o vengativos. Hay que “dar lo que uno espera recibir”.

Cuando nuestra atención se quede atrapada en todo lo que consideramos negativo, a saber su forma de vestir, su manera de hablar, sus ademanes y posturas, la intensidad de sus reacciones, recordemos que dentro del cascarón está el joven que me da la oportunidad de crecer al relacionarme con él, de ser mejor persona al ayudarle a ser mejor persona. Pensando egocéntricamente, en él está un ser tan único, tan valioso y tan merecedor de lo mejor como yo mismo. Incluso, pensando pragmáticamente, en la medida en la que él se supere, me puedo yo anotar un triunfo.

Para lograr ser partícipe en la formación del alumno hay que contar con su aceptación y ella depende de que logremos nos reconozca como dignos de contribuir a ella. Lograr su aceptación implica que antes que nada reconozca, porque así lo percibe y se lo hemos demostrado, que nuestro actuar está cimentado en un profundo y sincero cariño por él. Si no logramos tocar su corazón difícilmente podremos tener influencia perdurable. Lograremos obediencia, manipulación, sometimiento pero no la transformación que implica el deseo de ser mejor.

Si queremos que nuestros alumnos logren la construcción de una personalidad madura, tenemos que ir mucho más allá de los contenidos académicos. De hecho, debemos cimentar estos en el amor que sentimos por ellos y tener como motor el motor que mueve al amor: el interés por el otro, el poner al otro en el mismo nivel, el actuar considerando lo que verdaderamente lo beneficiará.

Dirijámonos a ellos siempre con un tono sosegado, con palabras conciliadoras, que nuestro lenguaje corporal les demuestre interés y cariño, que nuestra paciencia sea más que nuestra intolerancia, que nunca se pueda afirmar que abusamos del poder, que la huella que dejemos sea inspiradora de sentimientos positivos y semilla para el recto actuar, que al paso del tiempo estemos seguros de haber dado lo mejor de nosotros mismos.

Frases para recordar

“La hormona mata a la neurona”

“Trata a los demás como te gustaría que ellos te trataran a ti”.

“Norma incomprendida, norma desobedecida”.

“El que se enoja, pierde”

“Menos es más”

“No hay mal que por bien no venga”

“Esto no es personal”

“Todo se pasa”.

“Después de la tempestad viene la calma”

“Dar lo que uno espera recibir”

“La paciencia todo lo alcanza”

“Se atrapan más abejas con una gota de miel que con un litro de hiel”

cfr.   Disciplina con amor, Barocio Rosa, Ed. Pax

versión PDF Adolescencia La gran oportunidad

One thought on “Adolescencia: La grán oportunidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s