Los encargos en casa

Los encargos en casa para niños.
¡Todos a ayudar!

Aun desde muy temprana edad, los niños son capaces de hacer muchas cosas por sí mismos. En toda familia debe de haber un plan de encargos y que mejor que empezar desde el primer año de vida. Sí aun con un año de edad el niño puede hacer algunas cosas y empezarse a responsabilizar.

Desde luego que los encargos deben ser adecuados a la edad, siempre buscando que aunque sea algo difícil tenga las habilidades para hacerlo bien. Un encargo además de fomentar la responsabilidad hace que el niño se sienta parte importante de su familia, lo que el hace, es necesario para los demás, y verá cuán agradecidos están por hacerlo.

Es también una forma de ir haciendo que el hábito se convierta en virtud lo que le templará el carácter.

La familia es la principal escuela de valores y aunque el período sensitivo para educar la responsabilidad es entre los 7 y 11 años, tener pequeños encargos desde los primeros años de su vida va preparando el terreno, se haga un hábito, luego virtud y cuando lleguen a la edad de la pubertad o adolescencia ya es parte de su vida y que además valoren que el funcionamiento del hogar es responsabilidad de todos, no solo de papá y mamá. La regla debe ser: en esta familia todos colaboran.

Desde muy pequeños hay que plantearse ayudar a los hijos solo en aquellas cosas que no pueden hacer por si mismos, lo demás hay que dejar que lo hagan solos, con dirección y supervisión pero por sí mismos.

Cuando el chico se ve frente a un reto pequeño o grande y se siente capaz de hacerlo y lo logra, crece en auto-concepto y por lo tanto en autoestima y cuando a un niño se le encomienda algo y ve que es capaz de hacerlo y contribuir al funcionamiento de su casa, se desarrolla un importante sentimiento de “competencia”; el niño experimenta la sensación de “yo soy capaz”. Este sentimiento va a ser fundamental para el desarrollo de una buena autoestima, tan importante en el carácter de toda persona. Por eso, cuando sobreprotegemos a nuestros hijos les estamos haciendo un flaco favor. Sin quererlo, impedimos que nuestro hijo desarrolle ese sentimiento de autoeficacia, tan importante en su desarrollo. Enseñar a los niños a ser responsables les da seguridad e incrementa su sensación de poder.

Para empezar un plan de encargos hay que plantearlos como una especie de juego. Poco a poco irá aprendiendo y entendiendo que no solo lo hacer por jugar y cuando se le “antoje” sino que hay que hacer ese encargo aun cuando se tiene flojera, se está cansado o no le apetezca. Esa es la vida real.

El encargo sea cual sea debe de supervisarse y evaluarse, hacer ver al hijo cuando lo hace bien y cuando lo debe mejorar. Elogiando el hecho mas no a la persona, de esa manera buscarán que el encargo esté hecho lo mejor posible.

Aquí les dejo una lista de encargos para los primeros años de vida de los niños.

Desde el año uno hasta el dos, pueden ir aprendiendo a hacer una serie de encargos relacionados con el orden y la organización y aunque al principio necesiten ayuda a los dos años ya lo podrán hacer solos

De 1 a 2 años

– Recoger juguetes

– Poner la ropa en el cesto de ropa sucia

– Tirar su pañal.

– Poner el jabón y la esponja en su lugar después de bañarse

– Guardar sus zapatos

– Sacar el cereal o las galletas para desayunar

De 3-4 años:

– Ayudar a poner la mesa.

– Poner las servilletas en la mesa.

– Recoger la ropa de su cuarto, y los juguetes

– Colocar los muñecos de peluche en la cama o en los estantes

– Sacar la ropa de lavadora.

– Poner su ropa para el día siguiente en el lugar que mamá le indique

– Darle de comer al perro o a la mascota

– Ordenar libros por tamaños.

De 5-6 años:

– Regar las plantas.

– Bañarse y vestirse sólo.

– Revisar si hay papel higiénico en los baños.

– Poner los zapatos de mamá o los hermanos en el zapatero.

– Contestar el teléfono

– Apagar las luces de los cuartos donde no se estén usando

– Ordenar los cepillos de dientes de todos.

– Ayudar a lavar el coche.

– Ordenar los libros en el librero

– Guardar su ropa planchada en las cajoneras.

Cualquier encargo debe velar por dos cosas, primero que el niño aprenda a ser responsables de sus cosas y segundo también que desarrolle la virtud de la generosidad.

Hay que tener cuidado de no caer en que cada quien realice su encargo y no ayude a nada mas porque ya “está cumpliendo” por lo tanto hay que explicarles que el encargo es su responsabilidad pero que habrán de ayudar en todo aquellos que se les pida buscando la ayuda mutua y el desarrollo de la generosidad.

También es conveniente que ellos mismos escojan su encargo y que se pueda ir variando de esta manera adquieren más habilidades para la vida.

Los padres debemos dar ejemplo de que tanto nuestro trabajo como los deberes familiares los hacemos con gusto, no nos quejamos y aunque a veces no nos apetezca hacerlos los realizamos con buena cara y eficacia.

En esta maravillosa edad a los niños les encanta sentirse útiles y les gusta ayudar, no desperdiciemos esta oportunidad de crecimiento en ellos.

One thought on “Los encargos en casa

  1. Que importante es que desde pequeños se sientan parte de la familia y contribuyendo a la buena marcha del hogar los integra y responsabiliza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s