Paganini y su violín

paganini-violin

Aprendiendo a través de los cuentos

A los niños de todas las edades les gusta que sus papás les cuenten historias o narren cuentos. Éstos son una oportunidad maravillosa para el aprendizaje de muchas cosas, por ejemplo, de cultura, de historia, geografía, civilizaciones e incluso de valores

Hagamos el hábito de contarles un cuento a nuestros hijos todas las noches o que ellos lo cuenten también.

Aquí les dejo uno titulado Paganini y su violín donde podemos descubrir el valor de la perseverancia, de luchar ante la adversidad y salir adelante para alcanzar nuestro objetivo a pesar de las dificultades que encontremos en el camino.

Paganini y su violín

Había una vez un gran violinista llamado Paganini. 

Algunos decían que era muy raro. Otros, que era sobrenatural. Las notas mágicas que salían de su violín tenían un sonido diferente. Por eso, nadie quería perder la oportunidad de ver su espectáculo. 

Una noche, el escenario de un auditorio repleto de admiradores estaba preparado para recibirlo. La orquesta entró y fue aplaudida. El director fue ovacionado. Pero cuando la figura de Paganini surgió  triunfante, el público aplaudió sin cesar. Paganini colocó su violín en el hombro y lo que siguió fue indescriptible. Blancas y negras, fusas y semifusas, corcheas y semicorcheas parecían tener alas y volar con el toque de aquellos dedos encantados. 

De repente, un sonido extraño interrumpió el ensueño de la platea. Una de las cuerdas del violón de Paganini se rompió. 

El director paró. La orquesta paró. El público paró. Pero Paganini no. Mirando su partitura, él continuó extrayendo sonidos deliciosos de un violín con problemas. El director y la orquesta admirados volvieron a tocar. El público se calmó. 

De repente, otro sonido perturbador atrajo la atención de los asistentes. Otra cuerda del violín de Paganini se rompió. 

El director paró de nuevo. La orquesta paró de nuevo. Paganini no. Como si nada hubiera ocurrido, olvidó las dificultades y siguió arrancando sonidos imposibles. El director y la orquesta, impresionados, volvieron a tocar. 

Pero el público no podía imaginar lo que iba a ocurrir a continuación. Todas las personas asombradas gritaron un Ohhh! que retumbó por toda la sala: una tercera cuerda del violín de Paganini se rompió. 

El director paró. La orquesta paró. La respiración del público paró. Pero Paganini no. Como si fuera un contorsionista musical, arrancó todos los sonidos posibles de la única cuerda que quedaba en el violín destruido.

El director, embelesado, se animó. La orquesta se motivó. El público pasó del silencio a la euforia, de la inercia al delirio. Ninguna nota fue olvidada. 

Paganini alcanzó la gloria. Su nombre perdura a través del tiempo. Él no es un violinista genial. Es el símbolo del que continua adelante aún ante lo imposible y en medio de las condiciones adversas y desmotivadoras.

 

En casa podemos aprovechar este cuento para dialogar con los hijos.

 

Algunas preguntas que sugerimos para detonar el debate y aprender mas son:

 

  • ¿Cómo crees que era Paganini?
  • ¿ Sabes donde nació y vivió?
  • ¿Te gustaría ser Paganini? ¿ Porqué?
  • ¿Por qué Paganini no pararía cuando se le rompió la primera cuerda? ¿Qué estaría pensando? ¿Qué quería conseguir?
  • ¿ Cómo lo recuerdan las personas?
  • ¿ Porqué se convirtió en una leyenda?
  • ¿ Si a ti te pasara eso, cómo reaccionarías?
  • ¿ Alguien puede relatar algún acontecimiento que lo hubiera puesto en aprietos y que no obstante eso salió adelante?

 

 Cuento cortesía de solidaridad.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s