hagamos-musica

El método de enseñanza del Dr. Suzuki se basa en la idea de la LENGUA MATERNA.

El Dr. Suzuki observó que los niños aprenden a hablar su propia lengua, incluso reproduciendo los acentos locales, con gran exactitud, para lo que se necesita una gran capacidad auditiva. Los niños están envueltos por los sonidos del idioma de su madre desde antes de su nacimiento, lo que le llevó a pensar que si los niños estuvieran rodeados de sonidos musicales, podrían desarrollar una habilidad tan extraordinaria en la música como la que desarrollan en el lenguaje.

Cuando enseñamos a un niño a hablar, no contamos cuantas veces le decirnos una palabra hasta que el niño es capaz de reproducirla correctamente. Estamos dispuestos a repetirla tantas veces como sea necesario no solo para que sea capaz de repetirla sino hasta que forme parte integrante de su lenguaje. De la misma manera, en la EDUCACIÓN DEL TALENTO se hace hincapié en la repetición. Los niños escuchan una y otra vez las grabaciones y tocan sus piezas muchas veces. El número de repeticiones que un niño necesita durante el aprendizaje es desconocido y variable de uno a otro individuo.

En el estudio tradicional de un instrumento musical, los alumnos no memorizan más que de vez en cuando, de forma que es una capacidad no estimulada ni desarrollada. Los niños que siguen el Método Suzuki aprenden a memorizar y a reproducir ritmos y melodías desde el principio gracias a la escucha. Los comienzos son con piezas cortas que el alumno va memorizando y reteniendo. A medida que el niño progresa las piezas van siendo más largas, pero el niño sigue reteniendo y memorizando las piezas anteriores, ejercitando constantemente la memoria. El resultado es que el niño, de una manera fácil y progresiva, acaba memorizando sonatas de cuatro movimientos tan cómodamente como ha retenido una canción folklórica de cuatro frases.

Al principio, no se les pide saber leer música para reproducir sus piezas. La música es un medio sonoro como el lenguaje y, al igual que en este, no se espera de un niño que aprenda a leer antes de enseñarle a hablar. Así las nociones de lectura y teoría musical se incluyen más tarde, cuando el niño tiene ya desarrollada naturalmente su habilidad para escuchar y reproducir los sonidos musicales.

En la familia, el padre y el niño ya tienen una relación establecida, y desde antes de empezar a tener clases formales, le dan entrada en su relación al profesor formando un equipo, o lo que denominamos el Triángulo Suzuki, para que les guíe con el aprendizaje del instrumento y les ayude a crecer a muchos niveles.  El profesor Suzuki debe ser alguien con buen trasfondo musical, vocación pedagógica y formación en el Método Suzuki. El buen funcionamiento de este equipo, la comunicación que se establece entre todos, pone la base para un buen desarrollo de las habilidades del niño y para su crecimiento en todos sus ámbitos de una manera equilibrada.

hagamos-musica-circulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s