¿Qué hacer para que los niños comprendan lo que leen?

a-leer

Aparte de la alimentación y la obediencia ante las jerarquías dentro del seno del hogar, el hecho de lograr que los niños entiendan lo que leen, es una de las tareas más complejas durante el proceso de educación.

 

Independientemente de su nivel de discernimiento racional y, también, de que se trate, o no, de un pequeño con hiperactividad y/o déficit de atención, la lectura es indispensable desde las edades más tempranas, por lo que aquí mencionaremos algunas estrategias para comprender, con más facilidad,  lo que están leyendo.

 

Parecería innecesario mencionarlo pero la práctica en la lectura es el primer paso.

 

  1. Practicar leyendo mucho: mientras más lea un niño, mayor será su comprensión de lectura. Sin embargo, no se trata de obligarlo a leer lo que nosotros pensemos es lo más recomendable para él. Es importante que él elija.

 

Para que los niños entiendan lo que leen, es fundamental proveerles libros que llamen su específica atención (y no la nuestra, reiteramos).

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, es imprescindible que el pequeño lea contenidos que dispongan de un vocabulario, que sea comprensible para él.

 

Si, por ejemplo, al niño le gustan los comics, debemos incentivarlo a que los lean con bastante frecuencia, por más que nosotros los consideremos superfluos. Una estrategia muy bienvenida, será comentar en familia lo que el chico ha leído y comprendido en los comics mismos.

 

  1. Leer junto a él. En cierta medida, cuando un niño está leyendo un texto desconocido, se está “enfrentando” a algo que le puede resultar un tanto “atemorizante”.

 

Pero, si lo acompañamos, se sentirá protegido, al tiempo que entenderá que está siendo apoyado, para disipar las dudas que le genere la lectura misma.

 

  1. Hacer que relacione el texto con sus propias experiencias.

 

Mientras el pequeño lee, es importante ir formulándole preguntas sobre lo leído, al tiempo que le podemos incentivar a que se anticipe a lo que va a suceder dentro del texto.

 

Podremos medir su nivel de comprensión, haciéndole preguntas tales como “¿qué crees que sucederá luego?” o “¿Tú qué harías si estuvieses haciendo parte de esa historia?”, “¿ A ti, te ha sucedido algo parecido?”

 

4.- Si no está comprendiendo, no presionarlo ni enojarse con el.

 

Se sentirá agobiado, al pensar que no es capaz. Su nivel de autoestima, a futuro, se podría ver menoscabado.

 

Mejor será, entonces, cambiarle de texto (o de libro), dado que es posible que el que está leyendo, no sea el adecuado o no es para un niño de su edad.

 

Hay muchas mas estrategias para comprender lo que se lee y hay que empezar desde que son bebés a mostrarles libros y a leerles en voz alta, explicándoles el texto y preguntándoles que está pasando y que es lo que les está gustando de el.

 

Fuente:

Creciendo en familia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s