La importancia de enviar a mi bebé a la escuela

bebesalaescuela

Por Ana Guzmán – Profesora titular de KiddieCare

Ante la certeza que más vale temprano que tarde, en este tiempo en donde la vida y la sociedad cada vez nos demanda más, debemos estar listos para preparar a los infantes desde pequeñitos para enfrentar estos nuevos retos.

“Los bebés de hoy nacen tecnológicos y revolucionados”, este es el tema entre madres y abuelas comparando la infancia de hace 5 años a la de ahora.

Lo bebés de hoy prefieren permanecer en acción, no solo en movimiento, ellos prefieren investigar, indagar, tocar, conocer, etc. Y si por medio de estas actividades podemos infiltrar conceptos educativos con un enfoque internacional global pues que mejor.

No solo hemos notado la cantidad de estímulos que los bebés reciben desde el vientre de sus madres, a esto se le añaden las experiencias que los padres están ofreciendo a sus hijos desde el nacimiento, también las estadísticas de población nos indican que para el día de hoy las familias son mucho más pequeñas y los bebés están presentando nuevas necesidades, lo que antes se daba de manera natural como la convivencia con primos y vecinos al jugar entre pares, hoy estamos dejando escasos a los niños de vivir estas experiencias, de repente los bebés son los hijos únicos, nietos únicos y sobrinos únicos lo cual conlleva de manera natural a situaciones como la sobre protección y por ende la falta de estímulos retadores, de momento “todo es suyo” desde la atención de sus padres, abuelos, nanas etc., hasta los objetos que están en sus casas, entonces reforzamos la etapa del “yo y del mío,” siendo una etapa normal en los infantes corren el riesgo de estacionarse por más tiempo en la primera infancia, dando total libertad al ego y al dominio.

Es muy importante que los bebés tengan experiencias con niños de su edad y no solo temporales como asistir a una fiesta o ir a algún establecimiento que ofrece juegos infantiles o incluso llevarlos al parque, que aunque no deja de ser una experiencia importante para ellos carece de ejercicios de valores constantes para vivir en sociedad, haciéndolos respetar con sus reglas y sus consecuencias.

Los primeros valores que debemos trabajar en la primera infancia son el orden y la obediencia, y estos trabajados en una rutina escolar a través de juegos y un programa bien establecido de acuerdo a la edad y con un ambiente seguro, se darán de manera natural y sin esfuerzo. La parte afectiva también se ve beneficiada ya que los bebés logran ser parte de un grupo y reconocerse como amigos, así mismo se cuidan unos a otros, se ayudan, comparten y se quieren.

Los padres que atienden las nuevas necesidades de sus hijos de vivir la experiencia de un ambiente escolar a temprana edad, están contribuyendo al pronto desarrollo de las capacidades y habilidades de sus hijos, también les ayudan a convivir y participar de una manera sana y segura en un ambiente 100% escolarizado, rodeados de cariño y profesionalismo.

Así que si has pensado en enviar a tus hijos al colegio desde el primer año de edad, prepárate para ver cómo es que tu bebé se desenvuelve de manera positiva en todas las áreas de su desarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s