El AMOR es ingrediente principal en el desarrollo del cerebro de tu bebé.

mas-mas

Encontramos este artículo sobre el desarrollo del bebé con información que les puede ser de interés:

El período más importante en el desarrollo del cerebro de un niño es la etapa comprendida entre los 0 y los 6 años. A su vez, algo que no se nos puede olvidar es que es a lo largo del primer año de vida donde asentará gran parte de su Inteligencia Emocional.

El modo en que interaccionemos con el recién nacido,  y la forma en que apliquemos nuestro estilo de crianza a lo largo de estas primeras etapas, garantizará una correcta maduración y la capacidad de ese niño para ser feliz y convertirse en un adulto que a su vez, sepa aportar felicidad.

Sabemos que es toda una responsabilidad, no hay duda, que ante nosotros se alza todo un mundo de necesidades y de detalles que es necesario gestionar de forma adecuada. Para lograrlo, nos será de gran utilidad comprender cómo se produce la maduración cerebral de nuestros hijos.

Es un proceso tan fascinante como maravilloso.

El cerebro madura de dentro a fuera y de detrás hacia delante.

Parece extraño pero así es. El cerebro de un recién nacido, como ya sabemos, es aún muy inmaduro cuando llega al mundo. Necesita terminar de asentar estructuras, de establecer conexiones y de dar forma a esas áreas cerebrales donde se regirán procesos tan básicos como la comunicación, el movimiento, la coordinación, el proceso de la información, la resolución de problemas…

Es algo muy delicado, veámoslo detalladamente.

Hasta los 3 años tendrá el doble de sinapsis que en la edad adulta

Desde la concepción hasta los tres años de edad, el cerebro de un niño se somete a una cantidad impresionante de cambios. Las sinapsis, es decir, la conectividad entre neuronas va desde un nivel casi insignificante desde el nacimiento, hasta que a los 3 años se alcanza el máximo esplendor. Nunca más volverá a repetirse un momento así. 

ConectividadNeuronal.jpeg

Y para que ello sea posible, no lo olvidemos, es necesario que el niño experimente las máximas  interacciones con el medio que le rodea, con sus padres, con el poder del afecto, la comunicación, los estímulos ambientales…

De dentro afuera y de detrás hacia delante

El cerebro humano consta de tres partes. La primera de ella es esa área que conecta la médula espinal con el cerebro superior. El recién nacido cuenta solo con esta estructura en un estado maduro: gracias a ella controla los reflejos y los procesos involuntarios como la respiración y el ritmo cardíaco.

  • Detrás del tronco cerebral y por debajo de la parte superior del cerebro está el cerebelo, implicado en el equilibrio y la coordinación. Una parte que irá asentando con lentitud pero de forma constante.
  • El bebé irá madurando día a día hasta llegar a esas áreas frontales establecidas en la corteza o el neocórtex, involucradas en procesos superiores como la memoria, el aprendizaje, la toma de decisiones, la resolución de problemas, la planificación…

Ahora bien, es en el interior del cerebro humano  donde se halla la auténtica magia. Es ahí donde halla esa brújula excepcional que rige nuestro mundo emocional. Estructuras  como el sistema límbico, la amígdala o el hipocampo son áreas muy primitivas, que regulan TODO el comportamiento del bebé. Es ahí donde se hallan sus miedos, sus necesidad de protección, sus desconsuelos, su capacidad de aprender lo que es el amor, el cariño…

Si somos capaces de favorecer un amor constante, seguro y pleno en el bebé, garantizaremos un adecuado desarrollo cerebral. No podemos olvidar que la organización del cerebro se basa ante todo en nuestras experiencias tempranas.

El AMOR, los hábitos y la crianza afectuosa estimulan las sinapsis

Nuestros genes son los que permiten que el cerebro pueda reorganizarse en base a las experiencias que recibe del entorno. Si estas son positivas, estimulantes y afectuosas la actividad neuronal aumenta libre de posibles enemigos como puede ser el estrés y el miedo.

  • Por otro lado, el uso repetido y la interacción constante con el medio son canales externos que dan fortaleza interna, que generan las sinapsis.
  • Por ello, es importante recordar que para favorecer esa conectividad positiva es necesario que seamos constantes y que nuestro estilo de crianza sea siempre el mismo.
  • De nada sirve, por ejemplo, atender el llanto del bebé durante los 6 primeros meses de vida y después, dejar de hacerlo porque pensamos que es momento de que “madure”, de que se haga mayor y entienda que debe aprender a estar solo.

Hasta los 3 años un niño no asentará el patrón del sueño, ni habrán madurado en él muchos de esos procesos neurológicos con los que sentirse completamente seguro por las noches. Necesita nuestra cercanía.

Momentos clave en el desarrollo del cerebro de un bebé

  • 3-6 meses: La mielina comienza a aparecer en los axones de algunas neuronas durante el segundo trimestre. Este proceso – llamado mielinización – continúa hasta la adolescencia y permitirá al niño procesar más rápido la información.
  • 6-9 meses: la corteza cerebral del bebé empieza ya a desarrollarse y a adquirir potencialidad: interaccionará mucho más con nosotros.
  • Primer año: el cerebelo tripicla su tamaño, el lóbulo frontal y temporal adquieren ya predominancia y los niños empiezan a moverse con más seguridad iniciando ya un interés más intenso en la comunicación.
  • Los dos años: los cambios más intensos acontecen en esas áreas cerebrales relacionadas con el lenguaje.
  • Los tres años: es la edad mágica en todo niño. La densidad sináptica en la corteza prefrontal alcanza su máximo esplendor, de hecho triplica a la de un adulto. Su único interés es aprender, relacionarse y descubrir el mundo de tu mano.

Si lo guiamos a través del amor y el respeto, estaremos garantizando que sea un niño emocionalmente más fuerte.

Artículo originalmente publicado en la página “Eres Mamá” bajo el título “El cerebro del bebé madura de dentro a fuera y la clave está en el AMOR”.

La importancia de enviar a mi bebé a la escuela

bebesalaescuela

Por Ana Guzmán – Profesora titular de KiddieCare

Ante la certeza que más vale temprano que tarde, en este tiempo en donde la vida y la sociedad cada vez nos demanda más, debemos estar listos para preparar a los infantes desde pequeñitos para enfrentar estos nuevos retos.

“Los bebés de hoy nacen tecnológicos y revolucionados”, este es el tema entre madres y abuelas comparando la infancia de hace 5 años a la de ahora.

Lo bebés de hoy prefieren permanecer en acción, no solo en movimiento, ellos prefieren investigar, indagar, tocar, conocer, etc. Y si por medio de estas actividades podemos infiltrar conceptos educativos con un enfoque internacional global pues que mejor.

No solo hemos notado la cantidad de estímulos que los bebés reciben desde el vientre de sus madres, a esto se le añaden las experiencias que los padres están ofreciendo a sus hijos desde el nacimiento, también las estadísticas de población nos indican que para el día de hoy las familias son mucho más pequeñas y los bebés están presentando nuevas necesidades, lo que antes se daba de manera natural como la convivencia con primos y vecinos al jugar entre pares, hoy estamos dejando escasos a los niños de vivir estas experiencias, de repente los bebés son los hijos únicos, nietos únicos y sobrinos únicos lo cual conlleva de manera natural a situaciones como la sobre protección y por ende la falta de estímulos retadores, de momento “todo es suyo” desde la atención de sus padres, abuelos, nanas etc., hasta los objetos que están en sus casas, entonces reforzamos la etapa del “yo y del mío,” siendo una etapa normal en los infantes corren el riesgo de estacionarse por más tiempo en la primera infancia, dando total libertad al ego y al dominio.

Es muy importante que los bebés tengan experiencias con niños de su edad y no solo temporales como asistir a una fiesta o ir a algún establecimiento que ofrece juegos infantiles o incluso llevarlos al parque, que aunque no deja de ser una experiencia importante para ellos carece de ejercicios de valores constantes para vivir en sociedad, haciéndolos respetar con sus reglas y sus consecuencias.

Los primeros valores que debemos trabajar en la primera infancia son el orden y la obediencia, y estos trabajados en una rutina escolar a través de juegos y un programa bien establecido de acuerdo a la edad y con un ambiente seguro, se darán de manera natural y sin esfuerzo. La parte afectiva también se ve beneficiada ya que los bebés logran ser parte de un grupo y reconocerse como amigos, así mismo se cuidan unos a otros, se ayudan, comparten y se quieren.

Los padres que atienden las nuevas necesidades de sus hijos de vivir la experiencia de un ambiente escolar a temprana edad, están contribuyendo al pronto desarrollo de las capacidades y habilidades de sus hijos, también les ayudan a convivir y participar de una manera sana y segura en un ambiente 100% escolarizado, rodeados de cariño y profesionalismo.

Así que si has pensado en enviar a tus hijos al colegio desde el primer año de edad, prepárate para ver cómo es que tu bebé se desenvuelve de manera positiva en todas las áreas de su desarrollo.

El Método Suzuki para tocar un instrumento.

hagamos-musica

El método de enseñanza del Dr. Suzuki se basa en la idea de la LENGUA MATERNA.

El Dr. Suzuki observó que los niños aprenden a hablar su propia lengua, incluso reproduciendo los acentos locales, con gran exactitud, para lo que se necesita una gran capacidad auditiva. Los niños están envueltos por los sonidos del idioma de su madre desde antes de su nacimiento, lo que le llevó a pensar que si los niños estuvieran rodeados de sonidos musicales, podrían desarrollar una habilidad tan extraordinaria en la música como la que desarrollan en el lenguaje.

Cuando enseñamos a un niño a hablar, no contamos cuantas veces le decirnos una palabra hasta que el niño es capaz de reproducirla correctamente. Estamos dispuestos a repetirla tantas veces como sea necesario no solo para que sea capaz de repetirla sino hasta que forme parte integrante de su lenguaje. De la misma manera, en la EDUCACIÓN DEL TALENTO se hace hincapié en la repetición. Los niños escuchan una y otra vez las grabaciones y tocan sus piezas muchas veces. El número de repeticiones que un niño necesita durante el aprendizaje es desconocido y variable de uno a otro individuo.

En el estudio tradicional de un instrumento musical, los alumnos no memorizan más que de vez en cuando, de forma que es una capacidad no estimulada ni desarrollada. Los niños que siguen el Método Suzuki aprenden a memorizar y a reproducir ritmos y melodías desde el principio gracias a la escucha. Los comienzos son con piezas cortas que el alumno va memorizando y reteniendo. A medida que el niño progresa las piezas van siendo más largas, pero el niño sigue reteniendo y memorizando las piezas anteriores, ejercitando constantemente la memoria. El resultado es que el niño, de una manera fácil y progresiva, acaba memorizando sonatas de cuatro movimientos tan cómodamente como ha retenido una canción folklórica de cuatro frases.

Al principio, no se les pide saber leer música para reproducir sus piezas. La música es un medio sonoro como el lenguaje y, al igual que en este, no se espera de un niño que aprenda a leer antes de enseñarle a hablar. Así las nociones de lectura y teoría musical se incluyen más tarde, cuando el niño tiene ya desarrollada naturalmente su habilidad para escuchar y reproducir los sonidos musicales.

En la familia, el padre y el niño ya tienen una relación establecida, y desde antes de empezar a tener clases formales, le dan entrada en su relación al profesor formando un equipo, o lo que denominamos el Triángulo Suzuki, para que les guíe con el aprendizaje del instrumento y les ayude a crecer a muchos niveles.  El profesor Suzuki debe ser alguien con buen trasfondo musical, vocación pedagógica y formación en el Método Suzuki. El buen funcionamiento de este equipo, la comunicación que se establece entre todos, pone la base para un buen desarrollo de las habilidades del niño y para su crecimiento en todos sus ámbitos de una manera equilibrada.

hagamos-musica-circulo

Preparando las vacaciones

vacaciones

 Enviado por Miss Diana Ramos – Directora General de Discovery School

Comenzó el verano, y con el  ¡Las vacaciones! ¡Qué felicidadad!

Pero, ¿porqué ansiamos que lleguen las vacaciones?, pues para descansar. Sobre todo de la rutina, del cansancio físico y mental, de horarios no flexibles para todo, entrada y salida de la escuela y el trabajo, entrenamientos, citas de doctor, competencias en fines de semana.

Diariamente estamos llenos de actividades, desde que amaneces, contestando mails del trabajo, enviando whatsapp con pendientes e instrucciones a los colaboradores o recibiéndolos del jefe, organizando desayunos y loncheras y claro está salir todos corriendo para llegar a tiempo al colegio y al trabajo. Además faltan las clases por la tarde de los hijos, la realización de sus tareas y la toma de lectura o preparación para el examen. El solo escribirlo me resulta agotador!

Y cuando al fin llega el fin de semana, nos encontramos con entrenamientos de fútbol especiales, competencias de tenis, natación, ensayos para un concierto y mas. Por lo que es imposible estar tranquilos, descansando y sobre todo conviviendo familiarmente.

Ahora bien ya que han llegado las vacaciones si no nos sentamos a planearlas bien, pueden resultar mas agotadoras que el día a día de la rutina escolar y de trabajo.

Para que todos las disfrutemos es necesario también involucrar a todos los miembros de la familia en su planeación. Escuchando sus ideas y sus planes. Pues quizás hagamos papá y mamá un plan que a ellos no les guste. Hay que ver cuanto tiempo se tienen para vacaciones de los hijos y en que días podemos coincidir los padres. Hay que elegir lugares en donde podamos convivir y donde haya espacios adecuados y recreativos para todos, pensando siempre en sus edades y aficiones.

Hay que tener presente que desde el primer día que salen los hijos del colegio hasta el último día de vacaciones tenemos que tener un plan. No necesariamente llenar de actividades los días pero si establecer horarios semiflexibles y algunas actividades básicas para todos. Y durante ese tiempo tenemos que dividir nuestra planeación en:

  1. Todos juntos de vacaciones
  1. Padres trabajando, hijos de vacaciones.

Aquí algunas ideas que pueden ayudar:

Enviar a los hijos unos días a casa de los abuelos.

Puede ser de beneficio para todos. Los chicos se van de vacaciones mientras los padres tienen trabajo. Los abuelos los recibirán encantados. Serán momentos de convivencia con ellos, de vivir tradiciones, de infundir la cultura familiar. Además podrán ayudar a los abuelos en casa o en sus aficiones.

Enviar a los hijos a un campamento de verano.

No es para deshacerse de ellos mientras tenemos trabajo. Es una gran oportunidad de aprendizaje, de algún idioma, de algún deporte, etc. Los campamentos dan oportunidad de aprender a adaptarse a otras situaciones, a vivir con lo necesario, a compartir, a desarrollar otro tipo de habilidades diferentes a las que están acostumbrados y casi todos los campamentos buscan que los chicos mejoren como personas. Hay que ser muy cautelosos a la hora de elegirlos, que sean de confianza, con personal profesional y con todas las medidas de seguridad posibles.

Tener vacaciones todos juntos.

Una vez planeadas las vacaciones en familia debemos establecer que aunque cambiemos de domicilio o de entorno hay reglas básicas que no pueden dejarse de aplicar. Esto para la buena convivencia y el orden y sobre todo para que sean unas vacaciones placenteras, de convivencia agradable, de oportunidades para conocernos mejor.

Las normas de convivencia no deben modificarse para nada. Los horarios de las comidas, de levantarse, y de regresar a casa pueden ser más flexibles pero claro está que deben tener hora establecida. La ayuda y los encargos de cada uno aunque pueden ser diferentes tienen que estar también establecidos y cumplirse. Las normas de respeto y buen trato obviamente tienen que ser siempre las mismas de todo el año.

En unas vacaciones ideales siempre debe de haber:

  • Tiempo personal para cada uno
  • Tiempo para papá y mamá
  • Tiempo para papá y un hijo o mamá y otro hijo. El poder tener espacios para dialogar uno a uno enriquece la relación.
  • Tiempo para toda la familia, donde se pueda jugar, hacer algún deporte todos juntos, ver una película, preparar y disfrutar las comidas ( al aire libre, asados, etc) que conllevan más tiempo y entre todos pueden salir mejor.

Tips para disfrutar las vacaciones:

  • Evitar imponer. Hay que escuchar a los hijos, sobre todo a los adolescentes para que los planes que hagamos les ilusionen. Dejar que ellos también propongan.

  • Hay que descansar. Cambiando de actividad. Es decir hacer durante las vacaciones actividades diferentes a las que estamos acostumbrados a hacer. Esto también ayudará a la formación integral de todos.

 

  • Leer o investigar sobre los sitios a visitar. Esto ayudará a disfrutar y conocer mas de los sitios visitados al mismo tiempo que incrementa la cultura de toda la familia.

 

  • Darle un encargo a cada uno de los hijos para el éxito de las vacaciones. Por ejemplo el que se va a encargar de organizar los menús, el que va a ver los mapas, el que organice los juegos ya sea durante los trayectos en coche o en el lugar de estancia, el que llevo el control de los documentos, pasaportes, tickets de avión, etc. El encargado del botiquín. De esta manera no sólo los hacemos meas resposables sino que adquirirán alguna nueva habilidad y se darán cuenta que juntos logramos más.

  • No olvidar nuestros deberes religiosos. Averiguar donde y a que hora es la Misa dominical y establecer un horario para rezar todos juntos. La familia que reza unida, permanece unida.

Educar en el “dolor”

educando-dolor

Enviado por Edith González – maestra de Desarrollo Humano II en secundaria.

¿Qué pueden hacer los padres de familia para educar en el dolor a sus hijos?

El Dolor forma parte de la vida de las personas, en cualquier momento de nuestra existencia nos tendremos que enfrentar con algún tipo de experiencia dolorosa. El dolor puede ser físico o emocional, el dolor físico es fácil de percibir y expresar ya que se centra en una parte del cuerpo la cual podemos identificar y acudiendo con un especialista se puede tratar, controlar y por lo general desaparecer. El dolor emocional es mas difícil de percibir y sobre todo de explicar no se ubica en ningún lugar del cuerpo físico y tratarlo, controlarlo y aliviarlo conlleva un esfuerzo que nadie mas que la persona que lo padece lo puede realizar es por eso que es mas difícil de curar.

La educación que damos los padres a los hijos por lo general esta basada en eliminar todo lo que puede llegar a ser doloroso para ellos, los padres tenemos la creencia un poco basada en las tradiciones y nuestra cultura de que somos los responsables de la felicidad de nuestros hijos y que mientras mas momentos de felicidad les proporcionemos mejores padres seremos, y aunque esto es cierto (hasta cierto punto) no debemos olvidar que el dolor es parte del crecimiento y de la educación que debemos proporcionarles.

Yo considero que es necesario enseñarles a nuestros hijos a vivir sus propias experiencias, tomando ellos (a medida de que esto sea posible y de acuerdo a su edad) sus propias decisiones y enseñándoles a hacerse responsables por las consecuencias de sus actos, nosotros debemos estar ahí para apoyarlos sin juzgarlos, pero siempre atentos a sus sentimientos, los niños tienen que aprender a expresar lo que sienten sin temor, de esta manera ellos serán consientes de sus sentimientos y este es el primer paso para afrontarlos, vivir la experiencia consientes de lo que estamos sintiendo es lo que nos generará experiencia ante la vida.

Los padres debemos enseñar a nuestros hijos que los episodios de dolor por los que se atraviesan como pueden ser enfermedades o la pérdida de seres queridos no son “castigos” que Dios nos da, mas bien debemos de hacerles ver que estos dolores son parte de la naturaleza humana, que la muerte es algo por lo que todos vamos a pasar tarde o temprano, de este modo no se generaran sentimientos de culpa, miedo o resentimientos.

Termino con una frase de Jodorowsky (1929) quien nos recuerda que estar totalmente en el dolor es estar iluminado, pues estar iluminado equivale a vivir exactamente lo que se está viviendo en ese momento; entrar profundamente en uno mismo. Es ser consciente de todo lo que se siente en el momento presente.

Actividades para llevar a cabo en familia

familia

Enviado por Alexa Itzel Enríquez Mendoza – alumna de 6to.

Familia
En la familia debe existir la armonía, confianza, seguridad, respeto, afectos, protección y el apoyo necesario ante la resolución de problemas. En el caso de existir hijos, es la responsabilidad de la familia de promover la educación y el comportamiento ante el medio social. Asimismo, de educarlos bajo los valores morales y sociales, esenciales para el proceso de socialización del niño. Probablemente al llegar la adolescencia el equilibrio en la familia caiga. Para que esto no pase es necesario el convivir con la familia.

Actividades para hacer en familia:

Practicar deporte. Dedicar un tiempo al deporte siempre es una buena idea. El tiempo libre puede ser un momento para aprender algún deporte.

Organizar salidas. Los fines de semana son el momento perfecto para realizar excursiones.
Ayudar en casa. Echar una mano en casa debe ser un hábito del día a día, pero cuando tenemos de más tiempo podemos concretarlo en cosas que supongan una mayor dedicación de tiempo como una reparación o limpieza.

Jugar en casa o al aire libre. Es necesario dedicar un momento del día a los juegos.

1. Hagan un picnic dentro de la casa.
2. Construyan un fuerte con mantas (sillas, sofás y estambre para sostener las mantas).
3. Jueguen con plastilina usando rodillos y cortadores de galletas.
4. Hagan una fiesta de baile con sus canciones favoritas.
5. Jueguen avión en casa y píntenlo con cinta adhesiva sobre la alfombra o madera.

Ver películas o series. Ver películas o series en familia es la excusa perfecta para compartir un momento entre padres e hijos. Además, compartir este momento permitirá a la familia comentar con los hijos aspectos de las películas o serie, esto servirá a su vez para enseñar algo nuevo a los hijos a aprender algo a los padres

Leer un libro. Leer en familia es un buen hábito que se debe fomentar.

http://www.significados.com/familia/

Descarga este artículo en formato PDF en:

alexa_itzel_articulo_familia_b63

Superar la envidia para conquistar la feliciadad

MonsFranciscoUgarteC

¿Qué es la envidia? ¿Por qúe nos impide ser felices?
Compartimos esta interesante conferencia impartida por Mons. Francisco Ugarte Corcuera, charla amena sobre la enviadia y cómo superarla.

Superar la envidia para conquistar la felicidad from Discovery School on Vimeo.